Las proliferaciones de medusas que se están produciendo en los últimos años han generado una cierta alarma entre la sociedad debido al efecto negativo que estos enjambres tienen para bañistas, pescadores, etc. Pero las medusas no son organismos que atacan a las personas y sus proliferaciones son un fenómeno natural. La llegada de medusas solitarias y formando enjambres no es un fenómeno nuevo en nuestras costas. El problema es que su frecuencia ha aumentado en gran parte debido a lo mucho que hemos alterado las condiciones naturales de los mares costeros. Las medusas en sí son organismos bonitos y muy interesantes. Lejos de ser organismos peligrosos para los humanos son seres muy bien adaptados al medio acuático donde juegan un papel clave en el funcionamiento de los ecosistemas marinos y en los que llevan más de 500 millones de años.

De las medusas se pueden aprender muchas cosas. No tan sólo de ellas mismas sino que de una larga lista de organismos que como ellas que conforman el conocido plancton gelatinoso. Estos son organismos que flotan en las masas de agua y cuyo cuerpo está compuesto en una gran proporción de agua. Para en gran parte desdramatizar el concepto que tenemos de estos organismos y como excusa para que gracias a ellos aprendamos muchas cosas de los mares y océanos, el Instituto de Ciencias del Mar ha decidido conjuntamente con l’Agencia Catalana de l’Aigüa, desarrollar un juego al que denominamos Juego Medusa. El juego va dirigido a toda la sociedad y para ello se ha preparado a dos niveles: uno para niños (pensado para estudiantes de primaria) y otro para jóvenes y adultos (pensado para estudiantes de ESO y bachillerato).

 

 

Este juego surge en gran parte con motivo de la desaparición de nuestro amigo y compañero Francesc Pagès. Francesc fue uno de los grandes especialistas en plancton gelatinoso y medusas con un amplio reconocimiento internacional tanto como científico como persona. Con su súbita desaparición dejó tras de si un enorme conocimiento sobre estos organismos pero también amigos y familia. A esta última y muy especialmente a su hija Elena de seis años va dirigida la dedicación de este juego como recuerdo del que fue su padre y un gran científico.

Y como decía el que fue uno de los más destacados científicos catalanes y universales del último siglo, nuestro profesor Ramón Margalef: “La ciencia es como un juego y tan sólo jugando seremos felices”. Con esta última intención va dirigido también este juego: aprender de y sobre los océanos simplemente jugando.

 
 
     
 
Joc Medusa. Idea y concepto: Josep-Maria Gili y Dacha Atienza. Diseño juego: Alejandro Kobiakov.