ARTES DE PESCA - 8/12

TRAMPAS. Bajo este término se entiende aquellos artes de pesca que capturan peces e invertebrados (crustáceos y cefalópodos) por el principio de la ratonera (nasas) o del laberinto (almadrabas).

ALMADRABAS. Se trata, por regla general, de redes grandes ancladas o sujetas a estacas, abiertas en la superficie y provistas de sistemas de diversos tipos para dirigir y retener a los peces (Fig. 1 y 2). Suelen estar divididas en compartimientos con el fondo cubierto de red. En el Japón, estas artes se denominan "redes caladas", pero no deben confundirse con las redes de enmalle fijas a que nos hemos referido en apartado 7/12.

Fig.1. Un tipo de almadraba.

Fig. 2. Vista panorámica del centro de la almadraba y detalle.

NASAS. Se utilizan para capturar peces o crustáceos. Son cajas o cestas hechas de diversos materiales (varillas de madera, mimbres, varillas de metal, red metálica, etc.) y con una o más aberturas o entradas (Fig. 3). Generalmente se colocan en el fondo, con o sin cebo, individualmente o en andanas, y están unidas mediante una sirga a una boya que indica su situación en la superficie.

Fig. 3. Dos tipos de nasas antaño frecuentes.

La nasa típica es de forma troncocónica, de base circular plana y extremo distal como un casquete esférico. En el centro de dicho casquete existe una abertura circular (boca), que permite cebarla o, a su vez, vaciar la captura. La boca se tapa con un círculo del mismo enrejado con que se hace la nasa. La parte inferior de la nasa está cerrada por un embudo cuya punta se abre en el interior de la misma, permitiendo la entrada, pero no la salida. (Fig. 2).

Pasar el cursor por la imagen y luego pulsar
Ir a otros modelos de Nasas
Fig. 4. Dos tipos de nasa del Mediterráneo, caladas individualmente. A) Congrera; B) Langostera (Rubió, 1955).

GARLITOS. Estas trampas, normalmente utilizadas en aguas poco profundas, están formadas por una manga de malla, de forma cilíndrica o cónica, montada sobre aros u otras estructuras rígidas, con alas o bandas para dirigir a los peces hacia la entrada. Se fijan al fondo con anclas, lastres o estacas y pueden utilizarse separadamente o en grupos (Fig. 5).

BUTIRONES. Estos artes sólo pueden utilizarse en ríos, estuarios, en zonas de mucha corriente o en pleamares. Generalmente son de forma cónica o piramidal y se fijan mediante anclas o estacas, colocándolas de acuerdo con la dirección y fuerza de la corriente. La boca se suele mantener abierta mediante un bastidor, que a veces puede estar suspendido de una embarcación (Fig. 6).

Fig. 6. Butirones trabajando contra corriente

BARRERAS, CERCOTES, ENCAÑIZADAS, CORRALES, ETC. Los artes de este tipo, hechos de diversos materiales (estacas, ramas, juncos, redes, etc.) se construyen, por regla general, en las zonas intermareales. Difieren de las redes de enmalle fijas (véase 7/12) en que en estas últimas, al bajar la marea, los peces que no han quedado enmallados o enredados pueden escapar por debajo de la relinga inferior (Fig. 7 y 8).

Fig. 7. Barrera costera mixta.

Fig. 8. Encañizada de San Carlos de la Rápita.

TRAMPAS AÉREAS. Los peces que saltan (por ejemplo, las lisas) y los peces planeadores (peces voladores), pueden ser capturados en la superficie mediante cajas, balsas, embarcaciones y redes ("saltadas"). Algunas veces se hostiga a los peces para impulsar que salten fuera del agua (Fig. 9).



Ir a anzuelos y líneas